Vivir ¡Es cosa de Niños!

TEXTO LITERARIO

 

Por Roxana Vázquez Rueda

Eliges vivir cuando no te detienes a pensar qué es lo que 
quieren los demás de ti o lo que tú esperas de los demás. 
Cuando tomas la decisión de soltar el control y disfrutar el 
aceptarte y amarte tal y como eres…

¿Será en un día o le antecederán varios días? No sé realmente cuándo, 
pero sí quién lo hará: Ese que ha estado observando, silencioso, los 
primeros años de tu vida: paciente, atento, amoroso; ese que permite 
que te equivoques y te conviertas en un ser fuerte; el que no deja que 
nada interfiera con tus propias decisiones. Lo hará ese ¡tu espíritu libre! 
¡tú niño interior!

Esperará paciente que le mires de frente y le digas que aquí estás, 
presente. Entonces, sentirás que una brisa limpia y fresca te acaricia y, 
claramente, lo verás manifestado en VOLUNTAD para transformar 
tu vida, en DESEO por hacer lo imposible y en ESPERANZA para 
volver a soñar…

La vida nos pertenece en la medida que aprendamos a mirarnos y a 
reconocer que no hay “guía” ni “manual” para vivirla. No la atesoremos 
o la queramos retener; por el contrario, dejémosla en movimiento como 
a ese niño que no se queda quieto en ningún lugar.

Mirarte es ver ese cúmulo de experiencias que, agradables y no tan 
agradables, provocan transformaciones en ti; vivencias que te convierten 
en un ser único e inimitable. Mirarte es verte en tu interior, sentir el 
vaivén de todas tus emociones como algo natural y humano. MIRARTE 
SIN INTENTAR DETENER EL TIEMPO PARA SIEMPRE 
RECONOCER AL NIÑO QUE EXPLORA, QUE CUESTIONA, QUE 
ANHELA, QUE SE MUEVE Y JAMÁS SE RINDE.

Hoy, estamos aquí y hemos sentido todos, de alguna forma, la necesidad 
de capturar momentos en imágenes, pensando que en el futuro éstas 
conservarán la sonrisa, el abrazo y el beso. Pero para siempre es lo que 
vives segundo a segundo, es la emoción misma que se queda grabada en 
el alma. Momentos sin vigencia y sin edad colmados de voluntad, de 
deseo y de esperanza.

No se admiten más comentarios